terapia-luz-roja.jpeg

¿QUÉ ES LUZ ROJA?

Terapia de Luz Roja 101

La terapia de luz roja es más que solo luz "roja". Utiliza longitudes de onda tanto en el espectro visible (rojo) como en el invisible (infrarrojo cercano).


La radiación roja visible e infrarroja cercana (NIR - Near infrared wavelengths) es absorbida por una enzima dentro de las mitocondrias de las células llamadas citocromo c oxidasa. Esto resulta en una mayor producción de energía por parte de esa célula. La producción adecuada de energía es la comprobación de una célula sana. Si suficientes células están produciendo energía eficientemente, la persona se encontrará más saludable.


La terapia de luz roja o por sus siglas TLR  (RLT - Red light therapy), es un tratamiento que utiliza luz visible y cercana de baja longitud de onda. 


Otros nombres que se usan para describir la terapia con luz roja son:

  • Terapia de luz láser de bajo nivel o con láser suave

  • Terapia láser de baja potencia o láser frío

  • Terapia de luz LED no térmica

  • Bioestimulación o estimulación fotónica

  • Fotobiomodulación o fototerapia

 
light-therapy-skin-penetration-depth-1.png

Luz Roja Visible: Un estudio del año 2017 realizado por investigadores del Reino Unido, descubrió que las longitudes de onda rojas visibles, incluída la luz roja de 610, 630, 650 y 670 nm, pueden absorberse en la piel hasta una profundidad máxima de entre 4 y 5 mm. Las longitudes de onda rojas penetran en la piel y las glándulas sebáceas para rejuvenecer el tono y la textura de la piel. Las longitudes de onda de 630 y 660 nm son las dos longitudes de onda más estudiadas del espectro de luz roja.


Luz Infrarroja Cercana: La luz NIR (810, 830 y 850 nm) puede absorberse en el tejido hasta una profundidad máxima algo mayor de 5 mm, o un poco más de 2 pulgadas (5.08cm). Esta profundidad de absorción se extiende al hueso, músculo, vasos sanguíneos, órganos, grasa abdominal, ganglios linfáticos y otros tejidos y fluidos muy por debajo de la piel. La "mejor" longitud de onda NIR para el tratamiento de tejidos profundos suele ser de 850 nm, que está cerca del rango superior de la luz NIR.


La combinación de luz roja visible entre 630–660 nm y NIR 810–850 nm parece tener los beneficios más profundos; esa es la “ventana terapéutica”. ​​En Innsaei usamos la combinación de ambas luces en aparatos que están registrados con la FDA  de EE.UU. (entidad administrativa gubernamental de los Estados Unidos que valida la seguridad de las drogas o aparatos y las comidas) para lograr los beneficios máximos y seguros. 

 

Beneficios más asociados con la terapia de luz roja:

  • Ayuda al dolor y relajación muscular

  • Aumenta la actividad muscular y previene la fatiga promoviendo el rendimiento y crecimiento muscular

  • Ayuda a la recuperación de los huesos en fracturas o lesiones

  • Mejora el sueño y estado anímico

  • Ayuda en funciones analgésicas y antiinflamatorias

  • Mejora el metabolismo y genera mayor energía al nivel celular

  • Reducción de grasa subcutánea en casos de sobrepeso u obesidad  

  • Coopera para la salud de la piel: promueve la producción de colágeno, aumenta la elasticidad y mejora la circulación

  • Mejorar la apariencia de envejecimiento y fotoenvejecimiento: reduce el color de las manchas, suaviza las líneas finas y arrugas 

  • Ayuda a tratamientos de acné y reduce el tamaño de los poros

  • Acelera la curación/cicatrización de heridas 

  • Mejora los síntomas de psoriasis y eczemas

  • Beneficia los tratamientos de artritis

  • Promueve el crecimiento del cabello en personas con alopecia

Hay evidencias de otros beneficios que requieren aún más estudios científicos:

  • Ayuda a tratamientos neurológicos y psiquiátricos

  • Colabora en tratamientos oftálmicos

  • Reduce el ácido láctico

  • Acelera positivamente los tratamientos de cáncer y promueve la acción anti tumoral

  • Estimula la proliferación de células madre mesenquimales y cardiacas

  • Mejora la estimulación cerebral, la función mitocondrial mejorada de sus células y disminuye su inflamación

  • Colabora en la reparación celular de neuronas y tiene un efecto protector sobre ellas

  • Reduce radicales libres que dañan células y producen enfermedades 

  • Ayuda al tratamiento del túnel carpiano, tendinitis y tendón de Aquiles

  • Combate afecciones de la piel como queloides, vitiligo y herpes

  • Promueve el aumento de testosterona


¿Cómo se realiza la terapia de luz roja?

Se expone la piel a una lámpara o dispositivo con luz roja. Una parte de sus células llamada mitocondrias, a veces llamadas "generadores de energía" absorbe y produce más energía.Para esta terapia la piel debe estar limpia, expuesta y seca. Además de mantener al cuerpo en un estado de relajo. La distancia de la luz roja debe oscilar entre 15 cm a 90 cm dependiendo de cada paciente. 


¿Puedo flotar o realizar otras terapias el mismo día de mi sesión de luz roja?

Si! Puedes realizar cualquier otra terapia el mismo día. Sesiones de sauna y/o masajes se realizan después para que la piel esté limpia y libre de sudor o aceite.


¿Qué debo llevar conmigo para mis sesiones de luz roja?

Se debe de tener la mayor parte de piel desnuda posible. Para mujeres: un top con short (corto) o bikini. Para hombres: short (corto). No usar cierres ni broches metálicos.  


Si usas lentes de contacto, se recomienda retirarlos mientras dure la sesión (si la luz roja llega a la cara), pues puede resecar los ojos. Necesitarás tu contenedor y solución de contactos. 


¿Cómo debo prepararme antes de recibir la terapia de luz roja?

Debes desmaquillarte y/o limpiar a fondo la zona a tratar (no cremas, no serums, no bloqueador solar ni maquillaje), ya que muchos productos para el cuidado de la piel poseen SPF (factor de protección solar). Además deberás quitarte todas las joyas que puedan refractar la luz.


Evita irritar la zona a tratar con exfoliaciones agresivas o exceso de exposición al sol.


Los investigadores proponen que la terapia con luz roja puede preferir las células hidratadas, ya que tienden a tener más energía almacenada. Recomendamos tomar agua en las horas previas a la exposición.


¿Es necesario usar protección para los ojos durante la terapia?

No es la misma luz del sol (rayos UV) por lo que no se asocia el daño ocular con la luz roja. Aún faltan más estudios sobre el tema. En Innsaei proveemos lentes especiales y sanitizados en cada cita para brindar mayor comodidad a nuestros clientes. 


¿Cuánto es el tiempo ideal para recibir la terapia de luz roja?

Se expone la piel a la luz durante 10 a 20 minutos por área expuesta. Nuestra terapia se realiza con la persona acostada 20 minutos boca arriba y 20 minutos boca abajo. Ofrecemos únicamente sesiones de 40 minutos para el cuerpo total y si deseas menos tiempo, puedes retirarte antes. La duración del tratamiento no compensa la frecuencia. Es decir, por faltar una sesión, aumentar la duración de la siguiente sesión no generará ningún beneficio adicional. Los beneficios máximos se generan en 20 minutos de exposición del área tratada.


¿Con qué frecuencia debo hacer la terapia de infrarrojo?

Depende del caso de uso de cada cliente. Para obtener los mejores resultados, se recomienda una frecuencia de 3 a 5 veces por semana para comenzar. Una vez obtenidos los resultados deseados (1 a 4 meses) se puede ir reduciendo a 2 o 3 veces por semana (por 1 a 2 meses) y después 1 a 2 sesiones a la semana como parte de tu rutina de bienestar. En Innsaei ofrecemos paquetes de 10 y 20 sesiones para facilitar el tratamiento prolongado. 


¿Qué debo usar después de la sesión de terapia de luz roja?

El uso de crema corporal normal después de un tratamiento con luz roja no es necesario, pero no tendrá ningún efecto negativo en los resultados.


¿Qué más necesito saber para el día de mi cita si he reservado una terapia de luz roja en Innsaei?

La sala de esta terapia requiere uso de varias escaleras como único acceso. 


¿Es un tratamiento seguro?

Es un tratamiento reconocido en el mundo por ser una opción segura y no invasiva que brinda resultados efectivos.


¿Existen contraindicaciones?

Heridas abiertas​: si tiene heridas abiertas, es mejor esperar que se encuentren cicatrizadas. La terapia de luz roja, ayuda a sanar y ayuda a la cicatrización cuando se encuentran ya cerradas.


Tatuajes, piercings o peeling recientes: debe de esperarse a que la piel se encuentre completamente cicatrizada, desinflamada y no debe de estar irritada.


Lesiones metastásicas: si tienes neoplasias preexistentes, se recomienda no usar esta terapia. 


Hemofilia: está enfermedad se encuentra contraindicada, debido al aumento del flujo sanguíneo de la vasodilatación inducida aumentaría la tendencia a sangrar.


Hemorragia y sangrado activo: no se recomienda aplicar terapia de luz roja a hemorragias activas o heridas sangrantes, ya que puede causar  más sangrado.


Personas inconscientes o con poca capacidad de comprensión: debido a que no pueden seguir reglas y/o comunicarse por algún inconveniente o necesidad.


Usar con precaución o consultar tu médico:

Embarazadas: se recomienda que cualquier embarazada consulte a su médico antes de usar la terapia de luz roja. No existen estudios que comuniquen alguna afección. 


Cáncer: esta terapia se utiliza para tratar pacientes con ciertos cánceres. Estimula la cicatrización de heridas, por lo que en estos parámetros no debería estar contraindicada. Se recomienda el permiso e indicación de su médico tratante.


El uso de medicamentos fotosensibilizantes (litio, melatonina, antipsicóticos de fenotiazina y ciertos antibióticos): Se recomienda la autorización médica ya que características físico-químicas y farmacológicas pueden verse alteradas.


Eczema, psoriasis y erupciones cutáneas: La terapia de luz roja puede ser un tratamiento natural y efectivo ya que reduce la picazón y la inflamación. Ayuda a acelerar el proceso de curación de la piel en general. Se recomienda consulta médica antes de la exposición. 


Partes del cuerpo con implantes: la terapia se ha utilizado para disminuir la inflamación postoperatoria con buenos resultados. Sin embargo, se recomienda consultar con su médico, para las personas con implantes quirúrgicos como la placa de titanio, el metal, el marcapasos, los tornillos protésicos, las varillas o los implantes mamarios, dentales, etc. 

Botox: la terapia puede realizarse después de 5 días de haber realizado el procedimiento de botox o lo indicado por tu médico tratante. No afecta el uso del mismo antes o después del procedimiento; puede ayudar a reducir los moretones, la hinchazón y la sensibilidad asociados con estas inyecciones. Cuando se usa durante un período de tiempo, la terapia de luz roja puede reducir la cantidad de inyecciones y crear una piel de aspecto más saludable.

Pacientes con anomalías vasculares (trombosis venosa profunda, émbolos, aterosclerosis grave, etc): debido a la circulación anormal e irregular que presentan, deben de consultar con su médico.


Enfermedades relacionadas a la tiroides: los estudios clínicos sugieren que la luz roja puede afectar positivamente a la función tiroidea. Cuando la glándula tiroides recupera la salud, se producen una gran cantidad de efectos secundarios positivos, ya que todo el cuerpo finalmente recibe la energía que necesita. Se recomienda la autorización de su médico.


Epilepsia: se recomienda consultar con su médico, ya que se especula que la luz roja puede desencadenar convulsiones.

Enfermedades que afectan a la salud ocular: ha habido estudios clínicos que muestran buenos resultados de terapia de luz roja, con longitudes de onda rojas y de infrarrojo cercano para ayudar a curar ciertas lesiones oculares, reducir la inflamación y proteger contra la pérdida de visión. Sin embargo, se recomienda la autorización de su médico tratante para tratar esta zona.


Áreas con disminución de la sensibilidad y/o anestesiadas: ya que pueden no sentir y/o encontrarse delicadas, por ello se recomienda la autorización médica de su doctor.

Lupus: las personas con esta condición experimentan fotosensibilidad o sensibilidad inusual a la luz solar. Por ello es recomendable la consulta previa con su médico.

 
Red Lights